Premiados en el concurso de cuentos “Erase una vez….La Catedral”

Seguimos mostrando los cuentos premiados en el corcurso de cuentos. Hoy os mostramos “Juan y la Catedral” De Álvaro Jimenez Berges, que recibio el primer premio en la categoria de tercer ciclo. Esperamos que os guste tanto como a nosotros!!

JUAN Y LA CATEDRAL

Erase una vez un vez un señor llamado Juan, era un señor de mediana edad que tenía un trabajo aburrido, pero que tenía que trabajar para poder pagarse lo que en realidad le gustaba, que era viajar y sobre todo pintar. Vivía en un piso muy pequeño en el centro de Madrid con sus dos gatos siameses que eran la compañía que tenía. Se llamaban Goya y Miró que eran sus pintores favoritos.
Siempre estaba hablando con ellos, les comentaba lo que había hecho en el trabajo, lo que tenía que comprar, los viajes que iba a realizar, vamos que sus vecinos pensaban que estaba un poco chiflado, pero que era muy buena persona.
Un día vio por la tele un reportaje sobre unas fiestas de una ciudad que se llama Tarazona y se puso a buscar por Internet información sobre esa ciudad y se encontró una historia y unos monumentos muy interesantes y quiso conocerla.
Llegaron las vacaciones de verano, cogió su coche y sus gatos y se fue para Tarazona. Había alquilado una casita porque se iba a quedar un mes entero. Dejó las maletas y a los gatos y cogió la cámara de fotos, un cuaderno y un lápiz y salió a conocer la ciudad. Se propuso pintar la Catedral de Tarazona y que la haría por partes, es decir pintaría la torre en un cuadro, pintaría las capillas en otro cuadro y al final formaría el gran cuadro. Para saber sobre la catedral quién mejor que la gente del pueblo para que le hablara de ella. Juan enseguida se dio cuenta de que la gente de Tarazona estaba muy orgullosa de su patrimonio y su cultura. Unos decían: “Empezó a construirse en el año 1162”, “Es de estilo Gótico, Mudéjar, Renacentista”, “Se llama Nuestra Señora de la Huerta porque estaba cerca del río y había huertas alrededor”.
Le hacía fotos desde todos los ángulos, para poder pintarla cuando se fuera a su piso de Madrid.
Se pasaron las vacaciones y tuvo que volver al trabajo pero por las noches las dedicaba a sus cuadros.
Había pasado un año y ya tenía ese gran puzle de cuadros sobre la Catedral, solo le faltaba conocer a la gente apropiada para poder mostrar su trabajo.
Un día en el trabajo enseñó las fotos de sus vacaciones y explicó que había pintado unos cuadros sobre la Catedral, un compañero de trabajo comentó que tenía un amigo que trabajaba en una galería de arte y que podía enseñarle su trabajo. Le dio su número de teléfono para que lo llamase y llegar a un acuerdo para verse un día y ver sus cuadros. El galerista le dijo que le habían gustado mucho y que haría una exposición y también le dijo que bajo los cuadros quería un breve comentario sobre Tarazona y la Catedral.
El 5 de marzo de 2012 fue la exposición y tuvo un éxito rotundo de gente y de ventas y así fue como consiguió ser conocido en el mundo del arte.
Tuvo muchos más éxitos al cabo de su carrera de artista, pues desde aquel día no ha parado de pintar especializándose sobre todo en catedrales de la geografía española. Ahora s epuede decir que vive de lo que más le gusta que es pintar. Pero Juan nunca se olvida de Tarazona y de su Catedral, siempre de gracias por aquellas vacaciones que pasó en tierras aragonesas, pues ahora con 80 años y casi ciego no puede pintar y le quedan los recuerdos.

Dejar respuesta