Misterios y leyendas en la comarca de Tarazona y el Moncayo

Llega el puente de Todos los Santos (o Halloween) y visitar la comarca de Tarazona y el Moncayo resulta un plan ideal… y tenebroso. Las tinieblas de los bosques del Moncayo han inspirado tradicionalmente misterios rodeados de penumbra…  ante los que es imposible no rendirse en una fecha tan señalada como el Día de las Ánimas.

Los más conocidos se recogen en algunas de las “Rimas y leyendas” que escribió Gustavo Adolfo Bécquer en su retiro en el Monasterio de Veruela, donde capítulos como “Ojos verdes” o “La corza blanca” dibujan una tierra romántica en la que eran frecuentes ciertas creencias. Este “espíritu misterioso” se mantiene actualmente en la comarca de Tarazona y el Moncayo por otras razones, como el municipio de Trasmoz, el único pueblo maldito y excomulgado de España o el Sanatorio de Agramonte… Porque… ¿quién no ha oído hablar de este lugar de sanación para tuberculosos, ubicado en pleno corazón del Moncayo? Se trata de una edificación erigida en los años 20, donde acudían los enfermos para mejorar su salud con el aire puro del monte o, en el peor de los casos, pasar sus últimos días alejados de las ciudades. Como puede intuirse, aquí murieron miles de personas, muchas de las cuales, ante la dificultad del traslado de los cuerpos a sus ciudades de origen, eran enterrados  en el cementerio de este hospital. Hoy son muchas las narraciones que lo describen como un edificio encantado, en el que puede sentirse una presencia extraña al pasear por sus habitaciones, que todavía conservan las camillas en las que fallecieron los enfermos. Algunas personas que se han atrevido a recorrer sus pasillos hablan de ruidos extraños, psicofonías e incluso apariciones espectrales.

Sanatorio de Agramonte. Comarca de Tarazona y el Moncayo. Fundación Tarazona Monumental.
Sanatorio de Agramonte. Comarca de Tarazona y el Moncayo

Pero el Sanatorio de Agramonte no es el único lugar misterioso en la comarca.  En Tarazona, a la derecha de la Catedral de Santa María de la Huerta, se levanta el Palacio de Eguarás… Y se cuenta que en este edificio habita el fantasma de Irene, una muchacha que decidió arrojarse por la ventana de su habitación el día en el que conoció la noticia de que el hombre que la pretendía, militar de profesión, había enviado a la cárcel a su amado Andrés. Creyó que no volvería verlo jamás y se arrojó sobre el suelo adoquinado de la calle de Los Laureles. Desde el mismo día siguiente a su muerte, comenzaron a ocurrir fenómenos extraños en el Palacio. Y cuenta la leyenda que su presencia puede sentirse todavía por los alrededores…

Palacaio de Eguarás Tarazona. Fundación Tarazona Monumental.
Palacio de Eguarás (Tarazona)

También el Convento de Nuestra Señora de la Concepción, en la parte alta de Tarazona, cuenta con su particular historia: al parecer,  en la misma iglesia del convento, apareció hace muchos años la imagen de la fundadora de su orden, Sor Beatriz de Silva, con una estrella sobre la frente (símbolo de pureza y bondad). Pero parece ser que esta no fue única aparición, ya que abundan los relatos que explican su presencia en diferentes conventos concepcionistas.

Iglesia Convento Nuestra Señora de la Concepción. Tarazona. Fundación Tarazona Monumental.
Iglesia Convento Nuestra Señora de la Concepción (Tarazona)

Y si hablamos de historias enigmáticas, fenómenos extraños y leyendas de la comarca de Tarazona y el Moncayo, merecen un lugar destacado las brujas que habitaban la pequeña localidad de Trasmoz, a unos 15 kilómetros de Tarazona. Según se ha transmitido de generación en generación, el único pueblo  maldito y excomulgado de España debe este “título” a la existencia de brujas entre sus habitantes: a ellas se les atribuían diferentes aquelarres con los que maldecían, propagaban enfermedades o destrozaban las cosechas. Incluso a algunas todavía se las recuerda por su nombre, como a la Tía Casca, a la que sus vecinos arrojaron por un barranco, en 1850, acusada de atraer males sobre los niños, los animales y la mies. Hoy en día, Trasmoz sigue teniendo muy presente su pasado, y las brujas están presentes en sus calles: en sus paredes, sus veletas… Además, celebra cada año el “Encuentro de Brujería, Magia y Plantas Medicinales del Moncayo” y, para Todos los Santos, ha consolidado la “Luz de las ánimas“, un acto en el que todo el pueblo se echa a la calle con calabazas iluminadas, como antaño. .

Trasmoz. Comarca de Tarazona y el Moncayo. Fundación Tarazona Monumental.
Trasmoz. Comarca de Tarazona y el Moncayo.

Porque no ha existido nunca nada más intrigante que la muerte y las diferentes ceremonias en torno a ella. Y Tarazona sabe mucho de esto… Tierra de convivencia de las “tres culturas”, conoció los ritos funerarios judíos, cuyas marcadas tradiciones no permiten dejar solo el cuerpo del fallecido hasta el momento de su enterramiento y  obligan a lavarse las manos después de éste, como símbolo para alejar cualquier impureza creada por el contacto con la muerte. Su cementerio se situaba en el camino de Mataperros, por el barrio de San Miguel.

Los ritos musulmanes también se dieron entre sus muros: estos dictan el lavado y amortajamiento del cadáver antes de ser enterrado en la tierra, recostado el cuerpo sobre el lado derecho y con el rostro dirigido a La Meca. Los fallecidos de esta religión descansaban en el barrio de la Almehora. En cuanto a los ritos cristianos, no por tenerlos más presentes en la actualidad dejan de llamar la atención del visitante. Prueba de ello es la curiosidad que despiertan los sepulcros que alberga la Catedral de Santa María de la Huerta: allí se encuentran enterrados varios deanes y obispos de Tarazona. También el ilustre escritor Baltasar Gracián permaneció enterrado durante años en lo que hoy se conoce  como “Hogar Doz”.

Sepulcro de Pedro Perez Calvillo. Catedral de Tarazona. Fundación Tarazona Monumental
Sepulcro de Pedro Perez Calvillo. Catedral de Tarazona.

La historia de estos ritos funerarios y el emplazamiento de los diferentes cementerios de Tarazona serán abordados durante este puente de Todos los Santos en la visita guiada  que la Fundación Tarazona Monumental ha preparado el 30 de octubre… ¿te animas a pasar estos días en un entorno de leyenda?

Dejar respuesta