Acercando el arte abstracto a los niños

La Fundación Tarazona Monumental se está encargando durante estos días, de presentar a los diferentes colegios de Tarazona, la exposición temporal de pintura abstracta “Legado Maturén“, en el Centro Cultural San Atilano de Tarazona.

La Fundación Tarazona Monumental, de la mano de uno de sus técnicos, da a conocer de forma sencilla y didáctica, las características que definen “el arte abstracto” basado principalmente en la interpretación que hace cada artista de la realidad que le rodea, estilo que tiene su mayor exponente en ésta exposición, en la figura del artista contemporáneo, Angel Maturén.

Alumnos de 3º de Primaria del Colegio Sagrada Familia de Tarazona en su visita a la exposición.

Junto a Maturén, también se pueden ver en la exposición obras de otros interesantes autores contemporáneos.

Estas visitas resultan muy amenas, ya que las explicaciones sobre el arte abstracto y de las obras en sí, son alternadas con actividades más lúdicas y cercanas a los niños: se les facilita pinturas y papel y se les invita a copiar con su estilo unos cuadros, para hacerles entender así, el estilo que predomina en la muestra.

Al final de la visita, los niños realizan “sus propias obras abstractas”, e identifican las sensaciones que quieren trasmitir con ellas, en las que suelen predominar colores vivos, creatividad a raudales e incluso alguna que refleja el talento de éstos pequeños artistas en ciernes.

Los niños, con la ayuda de uno de los técnicos de la Fundación Tarazona Monumental, han ido analizando los diferentes cuadros de la muestra.
Los niños observan los diferentes cuadros de la exposición.

La Fundación Tarazona Monumental enmarca ésta iniciativa, dentro de uno de sus pilares principales, la Educación Patrimonial, básica para la divulgación y conservación del Patrimonio de la ciudad, tanto a la población más joven, como al resto de públicos.

Angel Maturén (Zaragoza 1.949/Tarazona 1.997) fue un niño muy dotado para el dibujo y con una gran curiosidad por la naturaleza. Desde muy temprana edad dedicó las horas a hacer dibujos y esculturas. Le gustaba vivir en Tarazona porque, según decía, le gustaba estar en los sitios donde podía entender lo que le rodeaba y que lo que le rodeaba le comprendiera a él.

Dejar respuesta