La Plaza de Toros Vieja y sus orígenes

La singular y armoniosa Plaza de Toros Vieja de Tarazona, tiene un curioso origen. A finales del siglo XVIII, época en que el arte del toreo vivió un gran auge, el interés de los turiasonenses por los espectáculos taurinos convertía la construcción de la plaza de toros en un asunto de interés público.

Todo empezó en 1.789, cuando un grupo de ocho vecinos acomodados de la ciudad, solicitan al Ayuntamiento de Tarazona un plan pionero: construirían una plaza compuesta por ocho edificios de viviendas, en forma de octógono, con la condición de que les cediera gratuitamente el terreno necesario.

Esos ocho vecinos, por su parte, se comprometieron a construir a sus expensas la Casa de la Presidencia. Los terrenos elegidos fueron los situados junto a la ermita de la Virgen del Río. Así, las obras, que duraron sólo dos años, se completaron en 1.792, convirtiéndose en la undécima plaza de toros más antigua del mundo y la última edificada en el siglo XVIII.

Finalmente, se levantó un vasto edificio de planta octogonal, que ocupa una superficie de 1.465 m2. Se utilizaron para su construcción mampostería, ladrillo, tapial y teja árabe. La Plaza de Toros del Prado, que así se llamó oficialmente, está constituída por un espacio central, rodeado de 32 viviendas habitadas desde su origen, tres en cada uno de los lados más ocho en los chaflanes exteriores. Las grandes arcadas que abren al interior en los tres pisos, cumplimentaban las funciones de palcos, que los propietarios alquilaban en los días de corrida.

Plaza de Toros Vieja, después de la restauración.
Plaza de Toros Vieja, después de la restauración realizada en 1.998.
Plaza de Toros Vieja de Tarazona, antes de la restauración, en 1.998.
Plaza de Toros Vieja de Tarazona, antes de la restauración.

 

 

 

 

 

En 1.998, se llevó a cabo la restauración de la plaza y en el 2.001, fue declarada por el Gobierno de Aragón Bien de Interés Cultural con la Categoría de monumento y forma parte de la Unión de Plazas Históricas de España.

Celebración de "Las Hogueras de San Antón", en la Plaza de Toros Vieja.
Celebración de “Las Hogueras de San Antón”, en la Plaza de Toros Vieja.

Actualmente, la Plaza de Toros Vieja, mantiene su función residencial y el espacio central, sigue conservando su función pública, celebrándose en ella conciertos y otro tipo de eventos sociales, como la celebración de “La Hoguera de San Antón”, que tiene lugar el viernes siguiente a la festividad de San Antonio Abad, el 17 de enero, día en el que se organiza una merienda en la Plaza de Toros Vieja.

Dejar respuesta