Acercando el patrimonio a los niños en Bits de Inteligencia

El programa de Educación Patrimonial “¡Conócelo, quiérelo, cuídalo!”, puesto en marcha en 2008 por la FTM, con el objetivo de divulgar el Patrimonio Histórico Artístico entre la población turiasonense, desarrolla constantes actuaciones de acercamiento y puesta en valor entre los diferentes segmentos de la población. Este programa presta especial atención a niños en edad escolar y al ámbito académico.

Grupo de niños participando en una de las actividades organizadas por la FTM, en el Salón de Obispos, del Palacio de Episcopal (Tarazona).
Grupo de niños participando en una de las actividades organizadas por la FTM, en el Salón de Obispos, Palacio Episcopal (Tarazona).

Con motivo de éste Programa de Educación Patrimonial, en 2008 se constituyó una mesa de trabajo interdisciplinar formada por educadores de los 5 centros docentes de la ciudad, y técnicos de patrimonio de la FTM, con objeto de establecer la línea de trabajo y las actuaciones a desarrollar durante el curso escolar, en función del currículo académico y las edades, así como de los temas a tratar por su interés para FTM (historia y patrimonio de Tarazona). Fue en éstas mesas de trabajo donde los maestros representantes de Educación Infantil propusieron la posibilidad de realizar Bits de Inteligencia sobre los monumentos de Tarazona.

Portada de la carpeta de Bits de Inteligencia, dedicada a la Catedral Sta. Mª de la Huerta.
Portada de la carpeta de Bits de Inteligencia, dedicada al interior de la Catedral Sta. Mª de la Huerta.
Bits de Inteligencia centrados en el Ayuntamiento de Tarazona.
Bits relativos al Ayuntamiento de Tarazona.

 

 

 

 

 

 

 

 

Una vez que desde la FTM se comprobó que éste método podía ajustarse a nuestro objetivo de introducir en la sociedad el Patrimonio y educar entorno a él, se consideró realizar las primeras series de Bits de Inteligencia editadas por la FTM. El éxito fue tan rotundo entre docentes, escolares y sus familias, que se apostó por dar continuidad a ésta primera edición. Los padres se quedaban perplejos al ver que sus niños de 3 años distinguían y conocían el nombre de las torres de las iglesias de Tarazona, o que sabían perfectamente quienes eran los personajes representados de la fachada del Ayuntamiento.

Por ese motivo, actualmente ya están creadas 10 series de Bits de Inteligencia del Patrimonio de Tarazona, sobre monumentos civiles, fachada del Ayuntamiento de Tarazona, las Torres, personajes ilustres, restos arqueológicos, Catedral Sta. Mª de la Huerta (interior y exterior), escudo de la ciudad y patrimonio industrial (arquitectura y el tren). Estos ejemplares se distribuyen a los centros escolares, guarderías, bibliotecas locales y están a disposición de consulta en la sede de la FTM.

Desde la FTM, estamos orgullosos de ésta iniciativa por su buen funcionamiento y resultado, pero sobre todo por el grado de implicación que conlleva (comunidad educativa, los niños y sus familias). Es parte fundamental en nuestra labor divulgativa hacer que el Patrimonio llegue de forma efectiva a un público de edad muy temprana, con el que tras la Educación Infantil trabajaremos otros contenidos, pero que ya habrán adquirido de forma innata y natural un conocimiento y unos valores que les convertirán en conservadores activos de ese Patrimonio.

¿En qué consiste el aprendizaje a través de Bits de Inteligencia?

Para empezar, os preguntaréis qué es un Bit de Inteligencia. El Bit es la unidad mínima de información empleada en informática, en cualquier dispositivo digital, o en la teoría de la información. Según Glenn Doman, médico estadounidense creador de éste método didáctico, los Bits son “Unidades de información que se presentan a los niños de una forma adecuada, con el objetivo de estimularle para que aprenda”.

Es un pionero método didáctico de estimulación temprana dirigido a niños entre 0 y 6 años. Lo más significativo es que éste sistema de aprendizaje contribuye a mejorar la atención, facilitar la concentración y desarrollar y estimular el cerebro, la memoria y el aprendizaje del niño, lo que les favorecerá de forma importante en etapas educativas posteriores. Hoy en día, recurren a él miles de centros educativos y hogares de todo el mundo.

Su metodología se basa en mostrar información visual (dibujo muy preciso o fotografía de buena calidad), acompañada de un estímulo auditivo (enunciar en voz alta lo que representa) mediante tarjetas de información agrupadas por temas o categorías (los denominados Bits). Estas tarjetas se mostrarán de forma escueta y rápida, ya que se ha comprobado que los estímulos cortos son más eficaces que los largos y 3 veces al día, en sesiones separadas entre sí, durante 5 días seguidos y mostrando alegría, para atraer la atención y la motivación.

 

 

 

 

Dejar respuesta