Devolvíendole su color

El alto relieve alusivo a de la fundación del ex convento de San Francisco de Asís en la localidad de Tarazona (Zaragoza), fue realizado en el s. XVIII y está situado en el patio de acceso a la iglesia.

La imagen hace referencia a la donación de terrenos llevada a cabo por el “matrimonio Novallas”, procedente de la vecina localidad de Novallas, a la orden de San Francisco de Asís en el año 1214 (fecha que aparece en la inscripción de la base del relieve).

En torno a los años 2013 y 2014 se realizaron una serie de catas en las que se hallaron restos de una policromía subyacente, y muy diferente a la que presenta el relieve en la actualidad, pero no se pensaba hallar un colorido tan puro y llamativo como el que se ha encontrado.

En la actualidad está siendo objeto de una restauración para recuperar su policromía original.

La intervención de limpieza está resultando bastante complicada. La dificultad reside sobre todo en las diferentes capas que cubren la pieza:

–          Por un lado, hay una capa de pintura marrón que cubre y oculta por completo la pigmentación original, y que da a la obra un aspecto monocromo.

–          Por otro lado hay que hablar de las sales. Debido a diversos factores, como pueden ser la oxidación, la humedad o la contaminación, han aparecido una serie de manchas o costras negras. La intervención sobre éstas es muy complicada, resultando muy difícil eliminarlas sin dañar la pieza, aunque afortunadamente sólo han aparecido en zonas concretas.

Esta intervención de limpieza tiene como objetivo sacar a la luz la policromía original, realizada en pintura de cal sobre soporte de mortero mixto, y por el momento se está teniendo bastante éxito. Se han hallado restos de un colorido muy vivo y llamativo, que cambia completamente el aspecto de la pieza.

 

 

 

 

 

 

En algunas partes encontramos faltas de policromía en las que ésta ha desaparecido por completo. Estas partes se están reintegrando:

–          Para ello se aplica una capa de estuco blanco que sirve como base sobre la que poder reintegrar la policromía.

–          La policromía utilizada es acuarela y se aplica mediante la técnica del puntillismo para recomponer el aspecto original de la obra, y al mismo tiempo diferenciar las zonas restauradas de las originales. Se utiliza acuarela por el hecho de que es un material reversible.

 

 

 

 

 

 

La intervención se rematará con una imprimación final de barniz, para la mejor conservación de la obra.

Gracias a esta intervención se está recuperando el aspecto original de una pieza que había sido completamente transformada con el paso del tiempo, recuperando así el color que había estado oculto y olvidado durante tantos años. De este modo tenemos una imagen muy diferente a la que habíamos estado observando, con una policromía mucho más rica y llamativa, que nos ha sorprendido a todos gratamente.

Dentro de aproximadamente tres semanas la intervención habrá finalizado y os mostraremos el resultado final. Mientras tanto podemos disfrutar de esta impactante imagen en la que vemos el contraste entre la mitad del relieve restaurado y la parte todavía pendiente de intervenir.

 

Dejar respuesta