V Taller de Empleo San Joaquín: recuperando el patrimonio conventual para los turiasonenses

Objetivos de la intervención:
· Detener el deterioro del edificio, pues el mal estado de las cubiertas ha provocado la entrada de grandes vías de agua, que están acelerando la decadencia de la construcción.
· Lanzar un inmueble, en un edificio histórico, en el que poder desarrollar actividades de corte multidisciplinar.
· Proteger y recuperar un elemento indisoluble del Patrimonio de Tarazona, respondiendo a la premisa de nacimiento de la Fundación.

Convento de Carmelitas Descalzas de San Joaquín
Convento de Carmelitas Descalzas de San Joaquín

Criterio de la intervención:
El criterio de la actuación en un edificio histórico no puede ser otro que el RESPETO MAXIMO AL ESQUEMA ARQUITECTONICO Y AL SISTEMA CONSTRUCTIVO DEL CONVENTO.
Según reza en una inscripción situada en la fachada principal, en 1632 se fundó el Convento de las Carmelitas Descalzas de San Joaquín, en Tarazona, a partir de una escisión del cercano Convento de Santa Ana, de la misma congregación.
Todo el edificio conventual presenta unas características constructivas tradicionales en la edificación de viviendas en el siglos XVII y el elemento más destacable desde el punto de vista arquitectónico es el claustro del edificio.

Fachada del Ex-convento de San Joaquín
Fachada del Ex-convento de San Joaquín

Actuaciones a realizar en el V Talle de Empleo San Joaquín:
Dadas las circunstancias de deterioro de la cubierta del edificio, así como de algunas de sus fachadas, los anteriores talleres se centraron en reparar estas patologías para prolongar la vida del edificio y evitar peligro de
derrumbes. En esta V fase se trabajará en:
– Cuerpo del refectorio: Rehabilitación de la cubierta, zuncho perimetral para asentar la estructura, y rehabilitación de la fachada, con la idea de albergar tanto instalaciones como un paso de comunicación entre las salas de la planta primera del convento


– Rehabilitación de las fachadas sur y oeste del edificio del “tendedero”, fachadas oeste del convento y del edificio que alberga el “palomar”.

– Acondicionamiento de los interiores de la planta baja del ala noroeste del convento, formando dos grandes salas para usos polivalentes.

– Aseos que den servicio a los usos programados para el edificio.

Actuaciones futuras:
Este es el paso inmediato para la puesta en funcionamiento de un edificio de indudable valor histórico y cultural. El esquema organizativo de un convento, conformado por un
espacio central singular (el claustro), con sus servicios centrales adyacentes, rodeado de espacios más periféricos (las antiguas celdas), que podrían dedicarse a multitud de actividades culturales y cívicas.

 

Dejar respuesta