Los últimos retoques a nuestras restauraciones

Hoy hemos hecho una visita al taller de bienes muebles de la FTM, y las restauraciones que se están llevando a cabo avanzan a muy buen ritmo!
Los últimos retoques
Encontramos ya restaurado el lienzo del siglo XVII, propiedad del Ayuntamiento de Tarazona, y que representa al niño Juan Tagüenca Urial. Mientras que el retrato del niño José Puerta Lapeña está pendiente de terminar su reintegración, tras la cual será imprescindible aplicar una protección final en toda la superficie del lienzo.
“Para que los lienzos de estuvieran tensos y en buenas condiciones hubo que sustituir su bastidor original, el cual además estaba atacado por xilófagos. Estos nuevos bastidores fueron hechos a mano, y las bandas de tela que se han colocado para unir el lienzo al bastidor son especiales de restauración, proporcionándole una mejor conservación a estas zonas tan frágiles, y además sirviendo de barrera ante el fuego ya que son ignifugas” nos comenta Nerea Otermin, restauradora de la Fundación Tarazona Monumental.
Ambos lienzos pertenecen a la importante colección de exvotos dedicados a la Virgen del Río, regalos que le hacían a la patrona de la ciudad en agradecimiento a la curación de la enfermedad del niño representado.
También encontramos una de las puertas interiores del órgano de la iglesia del ex convento de San Francisco de Asís totalmente restaurada, la dedicada a Santa Tecla.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La de Santa Cecilia está en proceso de reintegración, un trabajo que nos explica la restauradora: “consiste en rellenar de color las zonas en las que se ha perdido policromía, a las que denominamos lagunas. Esto debe realizarse de una forma discernible, respecto al original, y con técnicas reversibles, por lo que se emplea la técnica del puntillismo y acuarela”.

 

 

 

 

Estas puertas serán trasladas a su emplazamiento original, la iglesia del ex convento de San Francisco de Asís, y volverán a colocarse en el claustro de dicho inmueble, lugar que ocupan desde que ya no cumplen la función de puerta de órgano. Este claustro es visitado por miles de turistas y turiasonenses todos los años, quienes a partir de ahora podrán admirar la belleza de estas puertas ya restauradas.

Un resultado que sobrepasa las expectativas
Tras la visita al taller nos hemos dirigido al ex convento San Francisco, donde también ha sido objeto de restauración el alto relieve del S. XIX localizado en el porche de acceso a la iglesia. Este relieve representa la donación de los terrenos por el matrimonio Novallas en 1214 a dos franciscanos, uno de ellos probablemente San Francisco de Asís, para fundar el convento de Tarazona. El andamio ya se ha desmontado, y podemos observar que el relieve ha recuperado su policromía original, enmascarada hasta ahora por una gruesa capa de pintura plástica de color marrón. Las sucesivas capas de pintura que este bien había soportado durante siglos es lo que ha dificultado su limpieza y restauración, pero ha sido una suerte dar con la policromía original y que se encontrase en tan buen estado de conservación.

 

 

 

 

 

 

Más vale prevenir que curar…
Tras las fiestas patronales de Tarazona, que tendrán lugar del 27 de agosto al 1 de septiembre, se procederá a la intervención de urgencia sobre el relieve de la Prudencia que forma parte del conjunto renacentista de la fachada del Ayuntamiento. El mal estado de conservación de la imagen, y sobre todo de su inscripción, requiere de una intervención de urgencia que frene su deterioro a la espera de una restauración del conjunto. Así mismo, también se realizará un tratamiento de urgencia para frenar un ataque de xilófagos recientemente detectado en el facistol mudéjar de la Iglesia de Sta. Mª Magdalena.

"La Prudencia" en la fachada del Ayuntamiento de Tarazona.
“La Prudencia” en la fachada del Ayuntamiento de Tarazona.

Todos los trabajos de restauración quedan recogidos en memorias en las que se detallan los protocolos y procedimientos empleados, así como unas recomendaciones para la posterior conservación del bien una vez restaurado y devuelto a su propiedad. Dichas memorias también se entregan a la Dirección General de Patrimonio Cultural de Aragón, encargada de supervisar el trabajo realizado.

 

 

 

Dejar respuesta